¿Están preparadas las redes eléctricas para garantizar el suministro ante desastres naturales?

Los sistemas de almacenamiento de energía o las redes eléctricas inteligentes contribuyen a aumentar la seguridad y la resiliencia del sistema eléctrico frente a terremotos y otros desastres naturales.

Recientes acontecimientos, como el terremoto que ha afectado a Granada y Málaga o como el incidente en una línea de interconexión eléctrica con Francia que provocó el corte de suministro en varias provincias españolas, muestran la importancia de contar con una red eléctrica robusta, resiliente y dotada de las protecciones que eviten la suspensión del suministro local o incluso la caída total del sistema.

La economía y la sociedad dependen en todo momento y casi por completo de la energía para cubrir la mayoría de sus necesidades. Por ello, pueden llegar a paralizarse si en algún momento la red eléctrica falla.

En el caso de desastres naturales, incidentes que originalmente comienzan en puntos específicos de la red eléctrica pueden propagarse a través de ella, causando incluso el apagón generalizado de un país. Así, la seguridad en el suministro se ha convertido en un tema que preocupa a Gobiernos y organismos nacionales e internacionales.

Es preciso diseñar las redes eléctricas potenciando su resiliencia ante  los desastres naturales

La solución a estos riesgos de seguridad pasa por el diseño y la planificación de las redes eléctricas  teniendo en cuenta los posibles efectos de los terremotos y de otros desastres naturales. Asi como potenciando su resiliencia ante estos fenómenos. Para ello es importante el aprovechamiento de la innovación apoyada en nuevas tecnologías. Los sistemas de almacenamiento de energía o las redes eléctricas inteligentes son algunos ejemplos de ese aprovechamiento.

Para el desarrollo de unas redes eléctricas robustas, resilientes e inteligentes trabajamos en ZGR. Aportamos soluciones de almacenamiento de energía basadas en baterías y en sistemas modulares inteligentes. Por ejemplo, hemos desarrollado una gama de:

  • inversores solares.
  • convertidores bidireccionales inteligentes.
  • almacenamiento modular de última generación.

que facilita el suministro de energía de calidad, robusta y estable ante todo tipo de incidentes.

“Nuestra línea de energía está orientada a dar soluciones en el acondicionamiento de la energía fotovoltaica para su transmisión, distribución, almacenamiento, consumo e hibridación con otras fuentes energéticas”, señala Íñigo Segura, CEO de la empresa.

Estas  soluciones contribuyen a dotar de mayor flexibilidad y capacidad de gestión a las redes. Y a la vez que aumentan la seguridad y la resiliencia del sistema eléctrico frente a terremotos y otros desastres naturales. En definitiva impulsan infraestructuras avanzadas, necesarias para una sociedad más libre, justa, competitiva y segura.