José Antonio Grande: «La red eléctrica del futuro será descentralizada, inteligente y con mayor peso de las energías renovables”

José Antonio Grande, responsable del área de Transmisión y Distribución de ZGR, aporta su visión del sector eléctrico y de las redes eléctricas y la apuesta de la compañía para contribuir a su modernización.

En un contexto de creciente electrificación de la sociedad, el sector de la energía se enfrenta a un profundo proceso de transformación. Es necesario pasar de unas redes que cada vez van a ser menos capaces de satisfacer las nuevas demandas de los usuarios a otras preparadas para hacer frente a los retos de la  descarbonización del modelo energético actual, del nuevo escenario medioambiental y de la digitalización de infraestructuras y servicios.

Hay tendencias disruptivas que afectan ya al sector eléctrico:

  • la integración del coche eléctrico en las redes de distribución de energía.
  • la progresiva sustitución de los sistemas tradicionales de calefacción por bombas de calor eléctricas.
  • la política de descarbonización de la economía europea.
  • la aparición de las smart grids o redes de distribución eléctrica inteligentes y ciberseguras.

José Antonio, ¿cómo será la red eléctrica del futuro?

Esa red eléctrica tendrá una estructura distribuida con más peso de las energías renovables. En ella que cobrarán mucha importancia conceptos como los de descentralización, autogestión o autoconsumo. A la red eléctrica se conectarán múltiples activos físicos y fuentes de energía, convirtiéndola en un sistema muy dinámico y con flujos multidireccionales de energía.

Todo ello implica importantes retos para mantener la estabilidad y el rendimiento del sistema, evitando desequilibrios, cortes de energía y otro tipo de perturbaciones. El futuro demanda la construcción de un sistema de generación y suministro de energía moderno, robusto e interconectado. Su gestión solo será posible con tecnologías de comunicaciones e inteligentes y su seguridad requerirá protocolos de ciberseguridad.

“El futuro demanda sistemas de generación y suministro de energía modernos, robustos e interconectados, gestionados con tecnologías inteligentes.”

En esa red descentralizada, ¿qué importancia tiene para vosotros el segmento del almacenamiento energético?

En un escenario descentralizado, las necesidades de conexión de nuevas plantas de generación distribuidas, potenciarán las aplicaciones de almacenamiento para la regulación de la red eléctrica. Esas aplicaciones se multiplicarán gracias al abaratamiento de costes y a sus prestaciones técnicas.

La creciente relevancia de las baterías en los sistemas de almacenamiento de alta capacidad de energía, destinados a facilitar la regulación de la red o el suministro en zonas de difícil acceso, así como la gran interdependencia entre las baterías y los sistemas electrónicos de potencia que los gestionan, anticipan un futuro prometedor para este tipo de tecnologías. 

Para ZGR, el almacenamiento energético en redes eléctricas distribuidas supone un segmento muy importante y el motor de gran parte de las áreas de la compañía. Es un segmento en el que llevamos tiempo trabajando y en el que seguimos innovando.

Estamos llevando a cabo un proyecto piloto de dos años con Iberdrola en la ciudad de San Agustín de Guadalix (Madrid), que continuará en Murcia. En esa ciudad se han creado una serie de contenedores de almacenamiento, en los que se prueban soluciones de comunicación eficiente entre fuentes de alimentación, baterías y el resto de equipos de una subestación eléctrica. Y optamos a más proyectos piloto en este segmento.

Hablamos de redes descentralizadas y de redes inteligentes. En ellas, ¿qué papel va a jugar la ciberseguridad?

Seguimos de cerca las redes inteligentes, que son la única vía posible para gestionar de forma centralizada las complejas redes eléctricas del futuro. En su camino hacia esas smart grids, las redes requieren cada vez más el uso de telecomunicaciones para conectar los elementos del sistema. Surgen así retos vinculados con las comunicaciones, el telecontrol y la ciberseguridad de los equipos.

En el caso de ZGR, por ejemplo, en los proyectos de almacenamiento los cargadores-rectificadores MIT, que fabricamos y que comercializamos, se deben comunicar con las baterías e intercambiar datos. Esto requiere que diseñemos conjuntamente con las utilities productos que incorporen prestaciones de comunicación y de ciberseguridad y que sean específicos para su red. Y para que esa seguridad sea efectiva, todos los equipos y productos a su alrededor deben incorporar ese tipo de prestaciones. 

Las exigencias de ciberseguridad en las redes eléctricas se establecen a nivel europeo con normativas de mínimos, que se fijan con participación de las utilities. El objetivo es armonizar a nivel global, aunque las redes sean distintas. Además, es necesario tener presente que el futuro será de las redes eléctricas distribuidas con generación renovable. Muchos productos de las redes actuales no incluyen protocolos de ciberseguridad, pero esto va a cambiar y hay que estar preparados para la transformación.

¿Cómo se posiciona ZGR en esa transformación del sector eléctrico?

Desde una empresa como ZGR queremos contribuir a la modernización del sector eléctrico a través de nuestra alta capacitación en soluciones tecnológicas de almacenamiento, smart grids y ciberseguridad, caracterizadas por su eficiencia y robustez.

En el sector jugamos un doble papel. Por un lado somos fabricantes de productos y por otros actuamos como integradores. Esta doble faceta nos brinda muchas posibilidades diferentes de trabajar con clientes.

“Hay integradores que llevan a cabo su función sin disponer de productos propios. En nuestro caso somos especialistas en electrónica de potencia. Fabricamos parte de los productos que forman parte de las soluciones y los integramos con equipos de terceros, aplicando nuestro amplios conocimientos técnicos en este campo”, señala José Antonio Grande, responsable del área de Transmisión y Distribución de ZGR.

Con ellos trabajamos básicamente en dos modalidades:

  • a través de la comercialización de los productos que fabricamos.
  • desarrollando proyectos llave en mano.

En la primera podemos llegar a las utilities a través de los productos de electrónica de potencia de última generación. Estos productos se recogen en nuestro catálogo que refleja los esfuerzos realizados durante los últimos años para actualizar y ampliar la gama de productos. Por otro lado, trabajamos con las empresas distribuidoras en actuaciones de mayor valor añadido, como son los proyectos llave en mano. En ellos incorporamos tanto nuestros propios productos como otros procedentes de terceros.

La propuesta de valor del área de Transmisión y Distribución se basa en ofrecer a los clientes soluciones eficientes a largo plazo (20 años) mediante el uso de tecnologías innovadoras.

Cuando diseñamos soluciones para un cliente nos basamos como objetivo en tres conceptos: fiabilidad, robustez y sencillez. Para conseguirlos, las soluciones se desarrollan en bloques que se ensamblan como si fueran piezas de Lego. Esta forma de diseño facilita el proceso de implementación y hace más sencillo el mantenimiento de las soluciones. Hay que pensar que los proyectos se diseñan para alcanzar una duración de 15 a 20 años con altos niveles de rendimiento. Esto solo se consigue con diseños por bloques.

Como agentes del sector, ¿qué condiciones serán necesarias para aprovechar las oportunidades que va a generar la creciente electrificación de la economía y la sociedad?

El sector eléctrico vive un importante proceso de cambio, que va a transformar radicalmente tanto el suministro como la distribución. El ecosistema eléctrico va a ser muy distinto del que había hace unos pocos años. Por ello es preciso que todos los agentes se adapten a los nuevos tiempos y demandas, si no se quieren perder atractivas oportunidades.

Una parte del futuro de la sociedad y de la economía está ligada a la transformación  del sector eléctrico, que tiene un papel como motor de desarrollo en múltiples áreas de actividad (ciudades inteligentes, movilidad, edificios, comercio e industria, pymes,  etc.). Para conseguir esa transformación, y contribuir al crecimiento de la economía y a la creación de empleo, es preciso hacer de las redes eléctricas unas infraestructuras más resilientes, fiables y flexibles.

Desde el área de Transmisión y Distribución de ZGR queremos ser partícipes de ese futuro, garantizando la gestión, continuidad y calidad de suministro y eliminando las interrupciones o perturbaciones en la conversión de la energía, así como ofreciendo eficiencia, robustez y sostenibilidad en nuestras soluciones.

ZGR, tu energía, nuestro reto

 

José Antonio Grande
Responsable del área de
Transmisión y Distribución de Zigor