Hacia una nueva transición energética: cómo crear valor para el cliente

La transición energética es una realidad ya en marcha e imparable. El futuro del planeta está en juego y eso es un bien innegociable. Las empresas del sector energético deben ser conscientes del papel que le corresponde y contribuir a que la transición sea un éxito. En ZGR lo sabemos y trabajamos intensamente con nuestra innovación y con nuestros servicios para conseguirlo y. a la vez, para seguir creando valor para nuestros clientes.

La sociedad y la economía se hallan inmersas en un proceso de transición energética. Pero, ¿a qué nos referimos realmente cuando hablamos de este término?

La necesidad de una  transición energética tiene entre otros puntos de partida el calentamiento global del planeta. La temperatura media de la Tierra está aumentando respecto a los niveles predindustriales. Este aumento trae consigo importantes cambios climáticos y la multiplicación del número y de la dimensión de fenómenos extremos, así como de los daños asociados. La ciencia ha encontrado pruebas muy sólidas de que ese calentamiento proviene en gran media de la emisión de gases de efecto invernadero generados por el sector energético.

Por ello se hace imprescindible un profundo cambio de los sistemas energéticos actuales. Ese cambio es el motor de la transición energética. Se trata de transformar un sistema energético basado en combustibles fósiles en otro centrado en fuentes renovables.

Además, la transición debe llevar también aparejado un cambio de paradigma de todo el sistema. El objetivo es impulsar la progresiva descarbonización y sostenibilidad energética de la economía, con foco en importantes áreas como la movilidad eléctrica. Todo ello sin olvidar la vital digitalización de las redes eléctricas para:

  • mejorar la eficiencia energética.
  • permitir el desarrollo de redes inteligentes.
  • generar nuevos servicios para los consumidores.

Digitalización y transición energética

Esta digitalización afecta ya a la totalidad de los sectores de actividad económica, pero especialmente al sector energético. Los objetivos  de sostenibilidad y de lucha contra el cambio climático en el mundo de la energía obligan a integrar y gestionar en los sistemas actuales de generación y consumo nuevas variables energéticas. Esto es posible con la digitalización. La transición implica el desarrollo de un sistema energético gestionable, flexible, robusto y eficiente y esto solo se puede conseguir mediante la transformación digital.

“La incorporación de la energía solar supone un reto para la red eléctrica, porque implica variaciones de la oferta y de la demanda importantes. Esa red tiene que ser más gestionable, más inteligente y con capacidad para absorber las variaciones sin inestabilidad.”, señala Íñigo Segura, CEO de ZGR.

Según un informe de Capgemini, aunque el sector energético se encuentra en estado de transición, son muy pocas las organizaciones que aplican ya nuevos modelos de energía. Por ejemplo, a pesar de que el 64% de las organizaciones tiene previsto implantar soluciones de almacenamiento de energía en el futuro, sólo el 19% lo está haciendo ya.

Capgemini señala también que las capacidades necesarias para los nuevos modelos energéticos difieren notablemente de los conocimientos actuales de las empresas de energía y utilities. El 70% de las organizaciones reconoce carecer de las capacidades necesarias para desarrollar nuevos modelos energéticos.

Somos parte activa de la transición energética

¿Cómo nos posicionamos en ZGR ante esta transición energética? Como empresa  especializada en el desarrollo de soluciones fiables, robustas y productivas para la gestión integral de la energía eléctrica somos y queremos ser parte activa de la transición energética. Para ello, ofrecemos productos y servicios en los ámbitos de la generación de energía (solar), su transmisión y distribución (estaciones y subestaciones) y su consumo (industria).

Algunos ejemplos muestran nuestro compromiso con la transición energética:

  • alcanzaremos en 2022 la cifra de 1 GW de potencia instalada en plantas fotovoltaicas, lo que nos ubica en un lugar destacado entre los fabricantes españoles de inversores solares y sistemas de media tensión.
  • hemos abierto una delegación en Valencia, centrada en temas de innovación y desarrollo tecnológico. Su objetivo es agilizar los tiempos de desarrollo de soluciones para los retos de la transición energética y habilitar nuevos modelos de negocio.
  • Iberdrola nos ha homologado para suministrarles el 50% de los cargadores rectificadores inteligentes (Smart MIT) que requieren sus subestaciones e infraestructuras eléctricas. Estos nos convierte en agente clave para el impulso de la transición energética hacia microrredes inteligentes de energía distribuida.
  • trabajamos en un importante plan de inversiones en soluciones para el segmento de energía. Uno de los productos estrella aquí es el nuevo inversor de 1.500 V. Este inversor saldrá al mercado en 2022 y que supone una solución innovadora para mejorar la rentabilidad de los proyectos PV Utility Scale.
  • estamos desarrollando un plan de ciberseguridad para implementar los mejores estándares de esta materia en nuestros propios equipos. Como consecuencia de ello, trabajamos con INCIBE y hemos sido la primera compañía del sector de la energía en España que hace el diagnóstico y seguimiento de vulnerabilidades de los equipos.
  • somos especialistas en soluciones de almacenamiento en baterías, combinadas con la gestión de fuentes de energía solar y con sistemas de control y gestión que optimizan su rendimiento. Este tipo de soluciones de almacenamiento híbrido facilitan el camino de la transición energética.

A modo de conclusión

En definitiva, en ZGR queremos posicionarnos como entidad clave para impulsar el sector eléctrico a través de la transición energética. Queremos trasladar al mercado nuestros elementos definitorios y diferenciales de fiabilidad, robustez y productividad. Y acompañarlos de calidad, buen servicio y proximidad.

El objetivo es hacer de las redes eléctricas unas infraestructuras más resilientes, fiables y flexibles. Además de ser partícipes del presente y del futuro de la energía, garantizando la gestión, continuidad y calidad de suministro y eliminando las interrupciones o perturbaciones en la conversión de la energía.

Con nuestra apuesta por la innovación y por la investigación y desarrollo queremos también sumarnos a la ola de los nuevos modelos energéticos y de generación de valor para los clientes. Estamos trabajando para trasladar ese valor de los productos a los servicios en toda la cadena del sector eléctrico (puesta en marcha, mantenimiento y eficiencia productiva constante del funcionamiento de las instalaciones). Queremos hacer las cosas de forma diferente y contribuir a la gestión de la energía a partir de la visión global de eficiencia de las instalaciones.